Trascender las elecciones 3

Violencia en nuestras calles… posible.

Sin duda las pésimas administraciones, desde los poderes federales hasta los municipales, de los políticos de todos los partidos, y sus hijos llamados Corrupción e Impunidad, han causado entre nosotros su rechazo violento y el deseo, igualmente violento, por un cambio. Y muchos lo expresamos de diferentes maneras y en los medios sociales y electrónicos donde pudimos, y debimos hacerlo, antes del proceso electoral. Sin embargo, a partir del inicio de las precampañas, y ahora en plenas campañas, hemos descubierto con horror que aquello que buscábamos puede llevarnos a situaciones peores de las que hemos vivido, por una sencilla razón: estamos llegando a absurdos de polarización social a causa de la política. Los grados de exclusión, de insulto, de mentiras, de burlas y de leguaje sucio entre los partidarios de unos y otros están llegando a extremos de difícil retorno.

Perdón por las generalizaciones, pero es la mejor forma de entendernos.

Y sigo: lo más peligroso de todo es que el rechazo inicial lo están convirtiendo en odio, y en un odio apasionado, impulsivo, lleno de rencores y de resentimientos, no sólo de quienes pregonan “el cambio”, también de los políticos y sus partidos “de siempre” hacia ese cambio que consideran una mascarada populista. Es el caso que no podemos llegar al resultado de las elecciones con esa polarización, porque cualquiera que sea ese resultado, en todas las calles y en todas las veredas del país correremos el peligro de que violencia generada ahora se manifieste en acciones que además de justificar el odio, causen muertos y heridos entre los partidarios de unos y otros, culpándose siempre mutuamente.

Lo podremos evitar, si cada uno de nosotros reacciona a favor de la LIBERTAD DE CONCIENCIA Y DE PENSAMIENTO, y por lo tanto DE ELECCIÓN POLÍTICA, RESPETANDO absolutamente el parecer, el criterio, y las simpatías de los demás, de la misma manera que esperamos sean respetadas las nuestras. Sólo eso. Empezamos ya, o la trascendencia será la violencia y sus consecuencias. Cada quien decida y espere el resultado de sus decisiones. Saludos y Bendiciones.

One comment

  1. Vicente X. Molina Ojeda

    Completa y absolutamente de acuerdo con este planteamiento, el odio y la violencia van de la mano y sólo nos llevarán a un agudizamiento del clima social tan deteriorado en que nos encontramos.

Deje una respuesta.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *