Tolerancia-Intolerancia (4 de 4). Religión y Política (2 de 2).

LIBÉRRIMA

Primero, en el Islamismo se enseña que el Mensajero de Alá dijo: «Al que cambia de la religión islámica, mátalo» (Ibn Abbas, Al-Bujari 6922). Y así, “estos fieles devotos no hacen más que aplicar la Sharia, y degüellan al apóstata que abandona el Islam, tal como degolló Muhammad a los apóstatas.” Así decreta y dictamina el Corán: “Matadles donde deis con ellos, y expulsadles de donde os hayan expulsado. Tentar es más grave que matar. No combatáis contra ellos junto a la Mezquita Sagrada, a no ser que os ataquen allí. Así que, si combaten contra vosotros, matadles: ésa es la retribución de los infieles. Pero, si cesan, Alá es indulgente y misiericordioso.Combatid contra ellos hasta que dejen de induciros a apostatar y se rinda culto a Alá. Si cesan, no haya más hostilidades que contra los impíos”. Y para terminar esta cita (Corán 8:15-17): “¡Creyentes! Cuando os encontréis con los infieles marchando, ¡no les volváis la espalda! Quien ese día les vuelva la espalda -a menos que sea que se destaque para acudir a otro combate o para incorporarse a otra tropa- incurrirá en la ira de Alá y tendrá la gehena por morada. ¡Qué mal fin…! No erais vosotros quienes les mataban, era Alá Quien les mataba. Cuando tirabas, no eras tú quien tiraba, era Alá Quien tiraba, para hacer experimentar a los creyentes un favor venido de Él. Alá todo lo oye, todo lo sabe.”

Y en el Cristianismo. Según el Evangelio de San Mateo (Biblia de Jerusalén): “Ya está puesta el hacha a la raíz de los arboles; y todo árbol que no dé buen fruto será cortado” (3; 10). “No penséis que he venido a traer paz a la tierra. No he venido a traer paz, sino espada. Sí, he venido a enfrentar al hombre, a la hija con su madre, a la nuera con su suegra”(10, 34). Y, por ejemplo, esta doctrina que justificó las masacres en América: “Si no os recibe o escucha vuestras palabras, salid de la casa o de la ciudad aquella sacudiendo el polvo de vuestros pies”. Y enseña así la nota explicativa de este versículo: “Se considera impuro el polvo de todo lo que no sea la tierra santa, aquí de toda casa y de todo país que no acoge la Palabra” (10, 14). Y en San Lucas(10, 21): “Entregará a la muerte hermano a hermano y padre a hijo; se levanarán hijos contra padres y los matarán.” Y más claro en 12, 30: “El que no está conmigo, está contra mí; y el que no recoge conmigo, desparrama.” (Por cierto de una aplicación pasmosa en el actual gobierno de México)

Pues bien, a pesar de su actual discurso de amor y de perdón ninguna de las dos religiones ha “derogado” esas doctrinas. Y si ésas son las bases morales de más de la mitad de la Humanidad actual fuera de China, con influencia muy importante en las leyes y en las relaciones sociales internas y en las relaciones con otros países, ¿cómo podemos esperar que sea diferente su influencia en la política, y en la toma de decisiones políticas? Dogmatismo e intolerancia total, nomás.

Hay más, y con esto finalizamos este Ensayo, las dos religiones, más el Judaísmo, tienen como Libro Sagrado y base de su estructura al que conocemos como La Biblia. En él hay muchísimas enseñenzas y ejemplos de intolerancia, ciataremos dos nada más: En Deuteronomio 10 leemos: “no dejarás a nadie con vida en las ciudades que Yavéh te da en herencia sino que las destruirás conforme a la Ley de Anatema (destrucción total de todo ser vivo)… Así te lo tiene mandado Yahvéh tu Dios, para que no te enseñen a imitar las cosas malas que ellos hacen en honor a sus dioses, con lo cual pecarías contra Yavéh tu Dios.” En ese mismo libro, capítulo 13, ordena a todo hombre que si su hermano lo invita a adorar a otros dioses “no tendrás piedad de él, no le perdonarás ni lo encubrirás, sino que lo matarás”.

Creo que ahora para todos a quienes no les pesa el prejuicio, es claro de dónde vienen las desgracias de la intolerancia en nuestras culturas, y de su influencia en las políticas nacionales, y por qué ha sido una tarea que ya lleva dos siglos y medio el que se acepte y se practique la Tolerancia, según la definimos renglones atrás, como un Valor Humano por excelencia. Pero no debemos “bajar la guardia”; por el contrario recordemos y practiquemos otra antigua enseñanaza: “el fuego que has atravezado (en la vida provechosa) significa tu purificación y el amor a tus semejantes, el cual debe arder eternamente en tu corazón”. Que así sea.

Gracias por atenderme. Espero sus comentarios para ineractuar acertivamente y aprender más todos de todos. Saludos cordiales y Bendiciones.

Deje una respuesta.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *