Taximaroa, Michoacán, ¿cuna ideológica de la Independencia de México?

Pues sí, una de las regiones, no la única ciertamente, donde se fue conformando el pensamiento político de don Migue Hidalgo Costilla, y muy probablemente la más cercana a su corazón y la más inmediata a sus palabras en la madrugada aquella en el pueblo de Dolores: “señores, nos queda el recurso de morir, puesto que hemos tomado el camino de los redentores, cuyo nombre se adquiere con el sacrificio de la existencia”. Y sí fue.

Asistí a una mesa redonda en la población de Ciudad Hidalgo (antes Taximaroa), Michoacán, realizada en una casona del rancho de Santa Rosa, una de las propiedades que junto con otras y las haciendas de Jaripeo conformaron las propiedades rurales de los hermanos Hidalgo Costilla entre 1791 y 1810, y como propiedades de la familia Hidalgo hasta 1876. Don Miguel vivía algunos meses del año en estas propiedades y en ellas, como en otras regiones de Michoacán (Colima incluida) y poblaciones de Guanajuato, convivió con la pobreza moral y la miseria económica de la población novohispana, explotada hasta la ignominia por “los gachupines”, la Santa Iglesia y el mal gobierno, y sufrió el acoso económico de la iglesia agiotista y la persecución ideológica de la Santa Inquisición. Así que sí, ciertamente en Jaripeo, Santa Rosa y los otros ranchos, don Miguel tuvo mucho tiempo para reflexionar y meditar sobre las terribles circunstancias sociales y económicas que le tocó vivir y convivir al final de los tiempos coloniales, aunque muy lejos estuviera de la enorme misión que le esperaba.

Ésta tan importante actividad académica fue organizada por dos asociaciones civiles (“Gonzalo Bañuelos Martínez” y “Profr. Leodegario López Ramírez”), con una asistencia que rebasó la capacidad del salón donde se realizó. Fueron los ponentes Maestro Crispín Duarte Soto, Dr. Ramón Alonso Pérez Escutia, Maestro José Carlos Avilés Becerril y el Licenciado Rogelio Peña Alzúa, todos Historiadores del Oriente de Michoacán. Tengo comentarios sobre otros temas, a cual más interesantes y no tan conocidos, que aquí se trataron, y que comentaré con ustedes si me lo permiten. Hasta entonces.

Deje una respuesta.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *