Propuesta 10 A. Pobrezas y Miserias. La Moral.

 Vamos a entender por Moral lo que popularmente se acepta; es decir, todo lo relacionado con lo bueno o lo malo de las palabras y de las conductas de las personas, como individuos, y de las organizaciones, como representantes de las personas que las conforman. De esta manera la bondad o malicia de las palabras y de las acciones humanas no queda restringida por ideologías, por las circunstancias ni por las religiones.

Algunos recordamos, otros lo sabrán por el estudio de la política mexicana, y seguramente la mayoría de quienes esto lean apenas conocerán el lema de campaña (1982) del Presidente Miguel de la Madrid: “La renovación moral de la sociedad”. Y era un mensaje muy claro a la corrupción política de los periodos presidenciales de Echeverría y de López Portillo. Pues bien, 35 años después nada se ha renovado moralmente, y todo se ha descompuesto aún más: casi 50 años de caminar sin reposo hacia la ignorancia, la incultura, la inmoralidad, la pobreza extrema, la pérdida de los Valores del pueblo mexicano, el crimen organizado y el crimen desorganizado, el entreguismo a los intereses extranjeros y de las compañías transnacionales, y todo dentro de los postulados de la corrupción y de la impunidad que desde los dirigentes de la más alta responsabilidad política llega hasta el pueblo, pasando por congresos legislativos y por las presidencias municipales.

Esto significa, por lo menos, cuatro generaciones de políticos de todos los partidos políticos, pues la “alternancia” ha sido más efectiva en los Estados y en los municipios, donde la convivencia con el pueblo es más cercana.

Estas verdades no necesitan demostración, son evidentes por sí mismas, explican de manera humillante todo el descontento y la desesperación del pueblo mexicano, que estamos padeciendo todos. Así que, piénsale y convéncete, y si te convences coméntalo con otros: es necesario, es urgente cambiar el actual sistema de partidos políticos y de acabar con los políticos que se sirven de ellos, y vamos avanzando en el modo de hacerlo sin causar daños al país. Es el momento. Estamos a tiempo.

Deje una respuesta.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *