Linchamiento, ¿qué significa realmente en México?

 En primer lugar debemos considerar que en todo el mundo se acepta que la palabra hace referencia a la ejecución pública, sin juicio previo y fuera de toda ley, por una multitud enardecida y fuera de control, sobre alguien a quien esa muchedumbre considera culpable de un delito grave, como asesinato, robo, secuestro, violaciones, venta de drogas, y hasta de una transgresión religiosa, como el famosísimo caso de Canoa allá por los 80’s del siglo pasado.

Ha habido linchamientos desde siempre. En USA, por ejemplo, fueron muy comunes en los estados sureños durante la segunda mitad del Siglo XIX y principios del XX, en daño de las comunidades negras y latinas. Pero en México siempre fueron casos muy aislados hasta que se multiplicaron en los 17 años que van de este siglo, particularmente en los Estados de Puebla, Edomex, Ciudad de México, Morelos, ¿por qué? Por dos razones a mi parecer. Una, la debilidad del Estado de Derecho, causada por todas las policías y los jueces corruptos o incompetentes, o simplemente medrosos; dos, porque las autoridades políticas prefieren el dinero y los falsos honores a proteger a los ciudadanos y educar debidamente a los niños y los jóvenes.

El sistema político está tan acabado, que anda dando tumbos para sobrevivir. Frentes amplios o nuevos partidos formados con los políticos que abandonan sus ideales para seguir medrando. Pero el problema se agrava si se considera que millones de mexicanos le están siguiendo el juego. A como vamos, las elecciones generales del 2018 no significarán entre nosotros un cambio para mejorar, sino para que los políticos de siempre sigan como siempre viviendo del poder, sin importarles los ciudadanos, quienes alguna vez cansados de tanta impunidad y falta de protección, seguirán haciendo linchamientos.

Deje una respuesta.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *