La Mente

LIBÉRRIMAEnsayos. Para nuestra propuesta en este pequeño estudio, nos vamos basar en tres Principios Herméticos: “todo vibra”, “como es arriba es abajo” y “todo es mente”.Si usted no acepta estos Principios, es inútil que siga leyendo.

La palabra mente (Latín, “mens”) designa aquella entidad o sustancia distinta del cuerpo que se supone la causa de los procesos cognoscitivos de la persona. Ésta es la forma tradicional de entenderla, y todavia generalmente aceptada. Se ha considerado también como sinónimo de alma, espíritu o intelecto (a los que en contextos religiosos y políticos ha ido sustituyendo), sin perder, y aun subrrayar, su naturalezade agente intelectual.

El dualismo filosófico y religioso, que tiene en dos realidades “lo espiritual” y lo corporal, que intereacionan, llaman mente al alma, que es piritual; de donde la mente sería invisible a nuestros ojos. No muy alejada de nuestro parecer: pues los procesos mentales son bioquímicos y bioeléctricos, y por lo mismo invisibles a simple vista: pero ahora nosotros podemos “ver” esos procesos mediante aparatos que los leen e identifican, y nos los muestran en pantallas y en gráficos, donde se pueden estudiar, y de algun modo conocerlos.

La menteha sido considerada como una cualidad humana, de donde las personas poseen una mente individual, con características que la particularizan; mas no la niegan. Pero aunque se negaran, siguen manifiestamente exisitiendo. Tan es así que antiguamente, y todavía, la mente se consideraba expresion de identidad: “hablame para que te conzca”.

Y a eso vamos nosotros, a los procesos, pero antes recordemos aquella enseñanza de la Antigua Filosofía: “El hombre (o la mujer) cuya mentey corazón han florecido en el fuego”.

Es importante acotar que actualmente la mente es comparada a una computadora, pero sólo en cuanto a los procesos, no en cuanto a ciertas caractrìsitcas hasta hoy consideradas como propias del humano, como la conciencia moral, por ejemplo: sería necesario que cada máquina tuviera una conciencia indivudual sobre la bindad o malicia de los actos de una máquina, lo que está fuera de toda posibilidad… por ahora.

Todo lo apuntado en los párrafos anteriores es importante de recordar y tener en consideración, pues para muchas personas son vigentes; no para nosotros. Veamos: la bioelectricidad es una rama de las ciencias biológicas que estudia el fenómeno consistente en la producción de campos magnéticos o eléctricos producidos por seres vivos; estos dos conceptos van fuertemente unidos, ya que toda corriente eléctrica produce un campo magnético. Recordemos que un campo eléctrico es la zona del espacio donde cargas eléctricas ejercen su influencia. Es decir que cada carga eléctrica con su presencia modifica las propiedades del espacio que la rodea, lo cual sucede exactamente con las neuronas.

Ya hemos visto que una de las estrategias más exitosas de adaptación celular a los medios hostiles o provechosos, fue la de “trabajar en grupo” y para ello los organismos más complejos tuvieron que diseñar sistemas de comunicaciones eficientes y confiables. En ese contexto, el desarrollo de las neuronas y del potencial de acción como unidad eléctrica de comunicación, fueron estrategias sumamente eficientes, y después de millones de años más terminaron conformando nuestro sistema nervioso, y su órgano más complejo: el cerebro humano.Ahora bien, la membrana de las neuronas se comporta como un circuito eléctrico simple, que tiene una resistencia y un capacitor (almacena energía eléctrica) en paralelo. ¡Asombroso!

Por otra parte, nuestra mente es totalmente abstracta. No es mensurable; pero podemos conocerla al observar los resultados de su acción, lo mismo de una persona que de un grupo de personas. Sin embargo está ahí, la suponemos dentro de los huesos de la cabeza, incluso permitir que otros la vean mediante aparatos o, como decíamos, mediante nuestras palabras y actitudes.

Nosotros vamos a enderla así: La especialización paulatina y progresiva en cantidad y en calidad de las células inciales con capacidad para elegir (hace 4 mil millones de años) en algún momento fueron de tal número que resultó importante discriminar lo aprendido (En cuanto a sustancias dañinas y benéficas, por ejemplo, o en cuanto a los grados de humedad o de calor), SIN perder la totalidad del conocimiento. Estudios recientes muestran que el número de neuronas de nuestro cerebro es de 86 mil millones (Suzana Herculano-Houzel; Rev. Nature, 2012). La intercomunicación de todas ellas, según las especializaciones, es impresionante, y más: los circuitos neuronales son comunicaciones bioeléctricas que generan campos magnéticos.

Todos los seres vivios generan campos biomagnéticos; todo los objetos, desde el más pequeño hasta la mayor de las galaxias generan campos magnéticos. El biomagnétismo de los animales migrantes, por ejemplo, se conecta con los campos magnéticos de la tierra, y por eso navegan con exactitud; ahora que los campos magnéticos de la tierra están cambiando se han producido muchas “pérdidas de rumbo” en ellos, particuarmente en los marinos.

Y aquí viene lo trascendente de esta propuesta: sabemos que las neuronas de cualquier cerebro trabajan mediante impulsos eléctricos; esto es, bioeléctricos. De otro modo: es una combinación de celulas vivas especializadas, y con cargas electricas; pero tambien sabemos que las neuronas solas y la electricidad sola no producen nada, ni menos una mente. Juntas producen un proceso de interacciones nauronales de extraordinaria velocidad y generalmente de una precisión asombrosa. Pero para mí (no sé con cuántos ni con quienes coincida) que precisamente los campos magnéticos de esos procesos son la mente; de otro modo: la mente se forma por los campos magnéticos que producen esos procesos.Esto explica perfectamente, además, que un cerebro sano tendrá una mente sana; un cerebro dañado fisicamente o psicológicamente, tendrá una mente insana.

Para los interesados, no espacialistas, en continuar estos conocimientos, les daré los nombres de las técnicas que están profundizando en todo esto: Electroenfalograma, Magnetoencefalografía, Imágenes por resonancia magnética: todas ellas en apoyo a las ciencias de la Neurología.

Ahora podemos afirmar que, en efecto, todo vibra, y que la mente humana forma parte de la Mente Universal, pues como es arriba es abajo, y se conecta con Ella mediante el resultado (los campos) de los procesos bioeléctricos. Si lo aceptamos, nos responsabilizamos de las consecuencias, que nos cambiaran cuanto nos han enseñado hasta ahora; pero no será el miedo lo que nos detenga. No será el miedo.

Deje una respuesta.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *