La búsqueda de Dios (6) El desarrollo conceptual

Los dioses, por lo tanto, son en realidad una manifestación, o una forma de representar, las fuerzas de la naturaleza. Alguien dirá en nuestro tiempo que los dioses son una representación de las energías de la tierra, o del cosmos. Y nosotros estaríamos de acuerdo con esto.

Por otra parte, se les otorgó a los dioses una segunda obligación (recordemos que la primera fue responder favorablemente a los sacrificios y oraciones que se les ofrecían). la del cuidado de la comunidad y de los individuos de la comunidad, así como su defensa cuando fuera agredida, o ayudarle a vencer cuando agresora. Parece que en un principio al dios derrotado se le abandonaba; pero después no se culpó al dios por la derrota, sino a las imperfecciones de los hombres. En todo caso esto dio origen a las confrontaciones entre los dioses (o entre los ángeles, que sólo es cuestión de nombre), las cuales no hay religión que ignore, y casi siempre entre dioses buenos y malos, donde siempre ganan los buenos como en las películas de vaqueros.

El siguiente paso fue también una especie de contradanza; de la observación del comportamiento natural del río, surgió el dios del río, y él y de otros dioses de ríos, aparece conceptualmente el dios de todos los ríos, o el dios de todos los dioses de los ríos, el cual, y por la observación del comportamiento de otros fenómenos como la lluvia, la nieve o el rocío, sustenta la aparición del dios del agua, y finalmente el dios creador del dios del agua. Y así de lo demás, de manera que aquello que originó al dios, vino después a ser su manifestación.

Y todo para terminar en el Dios creador de todos los dioses, Creador de todo cuanto existe. El Gran Espíritu, el Dios Supremo, El Origen, el Principio creador, el no creado, el primer motor aristotélico, etcétera, etcétera.

Insistimos en que para algunos estas observaciones de las ciencias explican que Dios no existe, sino que es una creación de la ignorancia del hombre primitivo, creador de mitos; pero que para otros es una manera de entender el proceso del despertar de la conciencia humana, y con ella la de su espiritualidad, y por tanto el comienzo de su búsqueda y encuentro con la divinidad, por eso hay tantos dioses supremos como religiones, expresados culturalmente en cada caso: tal el judaísmo con su Yahveh, al cual aludió el Maestro judío Jesús, en su respuesta al judío que le preguntó, en un reducidísimo contexto judío, por el primero de los mandamientos de La Ley; sin embargo parece que esta reducción es por lo menos discutible. (En el próximo mini-artículo “universalidad de la enseñanza de Jesús”)

https://www.facebook.com/lopezalanisfernando/

Deje una respuesta.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *