HERÓICA ZITÁCUARO, CIUDAD DE LA INDEPENDENCIA.

El pasado 17 de noviembre se cumplieron 160 años de que a Zitácuaro se le diera el título de Ciudad de la Independencia. Nací en Zitácuaro y me siento muy orgulloso de tenerlo como mi pueblo de origen, de haberme formado en mi gusto por las leyendas y la Historia, de la que es riquísimo, y muy agradecido con las amistades y los parientes que tuve y que algunas aún conservo, así como por alguna dignidad y ciertos honores que me han conferido sus autoridades a lo largo de los años. Esto explica que ahora comparta con ustedes, mis benévoloscuatro lectores y medio, párrafos de un texto que a propósito publicó el Maestro Crispín Duarte Soto, y también con la finalidad de que se tengan presentes algunos hechos que repercutieron en la Historia Patria.Así con la autorización de Maestro Crispín cito:

“Zitácuaro en dos momentos de la historia nacional ha contribuido destacadamente a conquistar y defender nuestra soberanía. La primera lo hizo en 1811, en pleno fragor de la Guerra de Independencia, la segunda contra de la Intervención Francesa, en el período de 1863-1867. El titulo de Ciudad de la Independenciale fue otorgado por las hazañas militares e ideológicas que protagonizó en el proceso emancipador de 1810, y por los sucesos del 17 de noviembre de 1858. De manera resumida se describen a continuación:

“Iniciada la revolución de independencia, la entonces villa de Zitácuaro se convirtió, en la región, en el principal escenario de la guerra de Independencia en contra del gobierno virreinal. Al tener conocimiento el virrey Francisco Javier Venegas de la peligrosidad de la insurgencia, localizada en Zitácuaro bajo el mando de Benedicto López , comisionó al capitán realista Juan Bautista de la Torre para que atacara a Benedicto López. La fuerza virreinal fue derrotada dos veces y  el capitán realista encontró la muerte.”

“Una tercera fuerza al mando del coronel Miguel de Emparán fue derrotada el 22 de junio de 1811, ahora por las tropas de Ignacio López Rayón.”

El 19 de Agosto de 1811, en asamblea de 13 jefes insurgentes, se acordó la instalación de la Suprema Junta Nacional Americana, que sería presidida por Ignacio López Rayón, José María Liceaga y José Sixto Berdusco. De acuerdo a la peligrosidad que representaba la villa de Zitácuaro, el virrey dispuso que Félix María Calleja sometiera a los insurgentes. El 2 de enero, los realistas atacaron con aproximadamente cinco mil hombres. La victoria favoreció a Calleja, quién arrasó y quemó la población. No obstante la derrota, la vigencia de la Junta se prolongó por dos años; a partir del 14 de septiembre de 1813, la estafeta de la independencia la tomaría el Congreso de Chilpancingo.”

“La Junta de Zitácuaro expidió bandos, reglamentos, órdenes, circulares con carácter y vigencia nacional; en el aspecto militar, extendió títulos, nombramientos y ascensos a jefes insurgentes, propició la construcción de armamentos, fusiles y cañones. En el aspecto económico, implementó programas para la explotación racional de los recursos del país y planes de tributación adecuados a las fuentes de ingresos regionales; acuñó moneda propia, medida con la cual se trastocaba el orden económico que imperaba en el virreinato; publicó periódicos para divulgar el ideario insurgente e intentó establecer relaciones diplomáticas con los Estados Unidos.”

“Una de sus principales acciones fue la elaboración y publicación de los Elementos Constitucionales, proyecto jurídico-político integrado por 38 puntos, que representa los primeros intentos constitucionalistas del naciente estado mexicano, donde se expresaba que la América es libre e independiente de toda otra nación y se consideraba la división del gobierno en tres poderes: legislativo, ejecutivo y judicial; se llevaba a efecto la abolición de la esclavitud y la proscripción de la tortura.”

“47 años después, el gobierno del Estado de Michoacán, presidido por el general Epitacio Huerta, dispusó, en Ley del 17 de noviembre de 1858, que: ‘En uso de las amplias facultades de que me hayo investido y considerando que son recíprocos los deberes que ligan a los gobiernos con los pueblos que se distinguen en prestarle su apoyo para su existencia política, y que la población de Zitácuaro ha sido entre otras un firme sostén de la causa de la libertad, desde la gloriosa lucha de Méjico por su emancipación de la antigua España, ha tenido a bien decretar lo siguientes: Artículo Único: La Villa de Zitácuaro, se denominará en lo sucesivo Ciudad de la Independencia”.

Muchas gracias por acompañarme en estos recuerdos de la Historia, gracias al Maestro Crisín, y a todos deseo que no olviden las raíces de nuestra Nacionalidad.

 

Deje una respuesta.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *