Educación 2017-2018 (1 de 3)

Al poner el éxito de las escuelas y los estudiantes mexicanos en el centro del diseño de una política educativa, las quince recomendaciones de la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE) para México establecen una agenda con el fin con de que las escuelas, directores y docentes reciban un mayor apoyo para realizar sus tareas. Las recomendaciones proponen lo siguiente:

Reforzar la importancia de los docentes; determinar estándares claros de la práctica docente; garantizar programas de formación inicial docente de alta calidad; atraer mejores candidatos; profesionalizar la selección, contratación, y evaluación de docentes; y vincular a los docentes y su desarrollo profesional de forma más directa con las necesidades de las escuelas.

Redefinir y apoyar un liderazgo y una gestión escolar de excelencia; consolidar el papel de los directores escolares: proporcionando formación, selección y contratación profesionales, facilitando una autonomía escolar con estructuras de apoyo, y garantizando la participación social. Las escuelas también necesitan tener una fuente de financiamiento estable que responda a sus necesidades específicas.
Pero, si, por ejemplo, los docentes hacen todo lo posible para que no se les reconozca su importancia como docentes, si se niegan a recibir actividades que mejoren su profesionalización, si no tienen idea de cómo vincular a su escuela con la comunidad, si los docentes no aceptan para nada la participación social…

La OCDE tiene 34 países miembros (por ejemplo: Japón, Corea del Sur, Finlandia, Dinamarca, Noruega, Suecia, Suiza), entre los cuales educativamente México ocupa el lugar 34, debajo de por ejemplo Argentina, Perú, Colombia, Costa Rica, Jordania. Yo creo que un sistema político incapaz de educar a su pueblo es injusto y perverso; pero respeto la libertad de opinión y cada quien piense lo que quiera, incluso no lo acepte como fracaso nacional, ni se acepte como parte del problema. Sin embargo, en todo caso, ¿cómo podríamos ser parte de la solución? Piénsale. Formula alguna propuesta. Haz algo. Únete. 

Deje una respuesta.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *