Buscando al Prójimo (6) La Caridad

Esta palabra bien puede significar una virtud de las tres llamadas teologales, o bien un Valor Humano. A nosotros no nos interesa como virtud teologal porque nos parece muy excluyente. El Catecismo de la Iglesia Católica la define como “infundida por Dios en el alma de los fieles para hacerlos capaces de obrar como hijos suyos y merecer la vida eterna”; o sea, si no te la da Dios (y precisamente el Dios de los Católicos) no la posees, quedas excluido y sin vida eterna.

En cambio, como Valor Humano, la podemos entender mejor a partir de su etimología: del Latín “carus”, que significa querido, amado; y del sufijo “dad” que indica la cualidad del definido: “caridad” es la cualidad de lo amado. Y entonces se establece una doble relación: quien ama, que el caritativo, y quien recibe el beneficio de ese amor, que responde con el agradecimiento. Lo importante aquí es entender que la Caridad como Valor Humano nace de las personas por una inclinación a hacer el bien a los demás, por el sólo placer de hacer el bien, sin esperar recompensas. Hacer el bien a otras personas, individualmente o en conjunto, a los animales, a las plantas, a las cosas, a todo lo que llamamos la naturaleza, en este planeta y en universo. Como Valor Humano, el caritativo no busca ni espera una recompensa, como tampoco quien no es caritativo no teme una exclusión eterna.

Vamos a unir ahora lo que dijimos de la Compasión con esto de la Caridad, para entender mejor aquella antigua Filosofía que nos enseña: “Para realizar la redención humana hay que sentir los dolores de todos los hombres (y de todo cuanto existe), compenetrarnos de los sufrimientos de todos los esclavizados por el poder o por las pasiones, sufrir el hambre física y espiritual de los que carecen de todo, como si fuera nuestro propio dolor, nuestro propio sufrimiento y nuestra propia hambre”. Esto significa que la Caridad como Valor Humano, además de ser una cualidad de nuestra existencia, exige de todas las facultades, de las más sanas intenciones y de total pureza de intención al practicarla. Y si no, pues no, y ya. (Si te parece bien, puedes compartirlo o reenviarlo, incluso modificado a tu gusto, hasta 1000000 de veces. Gracias.)

 

One comment

  1. Buen día, en casa tengo este cuadro al oleo, no si sea copia esta firmado por el artista.

Deje una respuesta.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *