Buscando al Prójimo (5) La Compasión

Así como el Cristianismo ha estudiado la Misericordia, El Budismo ha estudiado la Compasión. Y de la misma manera “el otro” o “los otros” (el Prójimo), son todos los seres que conocemos como “creados”, sea por una divinidad en la que creemos, sea por las fuerzas de la naturaleza universal.

¿Qué es la compasión? Geshe Kelsang Gyatso la define como la mente que siente aprecio por los demás y desea liberarlos de su sufrimiento. Y agrega: el corazón de la práctica budista es cultivar un amor y una compasión incondicionales hacia todos los seres. La compasión es la esencia de la vida espiritual y la práctica principal de aquellos que dedican su vida al logro de la iluminación. Es la raíz de Buda porque los Budas nacen de la compasión; es la raíz del Dharma (energía positiva) porque los Budas imparten enseñanzas de Dharma motivados por su compasión por los demás; y es la raíz de la Sangha porque si escuchamos las enseñanzas de Dharma impartidas con compasión y las ponemos en práctica, nos convertiremos en Sangha o Seres Superiores.

Y el Dali Lama enseña: Los seres humanos están cada día más aislados. Se jactan de ser independientes pero no se dan cuenta que solamente para poder existir en este mundo dependen de infinidad de personas que trabajan para que puedan continuar viviendo, alimentándolos, vistiéndolos y ayudándolos a mantenerse saludables. La única forma de abrirse a todos los seres que existen, es acercarse a ellos con una disposición compasiva, creando un ambiente positivo y amistoso. Hay un nivel básico humano que trasciende las diferencias secundarias (raza, religión, ideologías, economía, grupo social, etc.): tenemos una estructura física común, una mente, emociones, hemos nacido del mismo modo y todos moriremos. Todos los seres deseamos alcanzar la felicidad y evitar el sufrimiento.La compasión puede definirse como un estado mental libre de agresividad, y de intenciones violentas contra todos los seres que existen.

También la compasión desea cosas buenas para uno mismo y este paso es fundamental para empezar a ser compasivo con los demás. La compasión no es masoquismo porque se asume voluntariamente el sufrimiento del otro con un propósito más elevado. El desarrollo de la compasión y el altruismo tiene un efecto positivo sobre la salud física y emocional. Existen dos clases de compasión, la que incluye el apego y la expectativa de recibir lo mismo del otro, y la verdadera compasión que es la que está libre del apego. Cuanto más comprendemos el sufrimiento de los otros seres tanto mayor será nuestra capacidad de compasión. La compasión es el reconocimiento de los derechos genuinos del otro, y es el único modo compasivo que genera amor. (Si te parece bien, puedes compartirla o reenviarla, incluso modificado a tu gusto, hasta 1000000 de veces. Gracias.) https://www.facebook.com/lopezalanisfernando/  

 

 

 

 

 

 

 

Deje una respuesta.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *